miércoles, 7 de mayo de 2014

Planificación de instituciones y programas de educación a distancia


Esta entrada forma parte de una serie completa en la que he venido presentando los diferentes capítulos del libro:

García Aretio, L. (2014). Bases, mediaciones y futuro de la educación a distancia en la sociedad digital. Madrid: Síntesis.
La serie completa es ésta:

____________________
Hoy dedico esta entrada al último capítulo de la serie, referido a la planificación de la educación a distancia. Vamos a dar unas breves pinceladas introduciendo el capítulo, como siempre, con texto y vídeo.

Las propuestas educativas o formativas siempre implican una interrelación dinámica de actores, acciones, recursos, etc., que nos deben exigir una racionalización y una previsión si se desean alcanzar los resultados previamente enunciados. Nos referimos a la planificación, más allá de las controversias que este concepto genera en la literatura académica por su complejidad, multidimensionalidad y relación con otros conceptos afines y según los casos, sinónimos (plan, proyecto, programa). Personalmente, al referirme a la planificación de acciones formativas, lo que pretendo es llegar a un plan ordenado, coherente, sistemático y secuencial de todos los factores y variables que intervienen, o pueden intervenir, en una acción formativa que se dirige al logro de unos objetivos que responden a una/s necesidad/es determinada/s en un escenario concreto. Este concepto lo maduré en mi libro de 1994, Educación a distancia hoy, que pueden consultarlo íntegramente on-line.