miércoles, 25 de mayo de 2011

Convergencia Presencia-Distancia

Fuente foto: UNED
Entre las instituciones educativas o programas unimodales, de sólo educación a distancia, aunque pocos, todavía existen algunos que no cuentan con servicios virtuales. Se trataría de instituciones que continúan impartiendo una educación a distancia de corte convencional. Este modelo está en extinción, aunque personalmente lo continuo defendiendo para poblaciones y zonas geográficas con dificultades de acceso a las tecnologías que son comunes en países del mundo desarrollado o en vías de desarrollo. Esa educación a distancia basada en soportes texto impreso, teléfono, correo postal y radio puede continuar prestando un servicio inestimables en muchas zonas del globo cuyas condiciones orográficas, socioeconómicas o tecnológicas impiden implementar una educación a distancia soportada en sistemas digitales y de telecomunicación.

21 comentarios:

César dijo...

Desde el punto de vista de los alumnos, percibo que la distinción se vuelve crítica entre los migrantes digitales. Por el contrario, los nativos digitales suelen reparar menos en lo virtual y presencial como opuestos.

saludos

Rafael dijo...

Tal vez en vez de hablar de convergencia se podria hablar de transicion, aunque honestamente creo que vamos a transitar durante mucho tiempo esta fase. Si bien es cierto que siempre nos vemos condicionados a las posibilidades de acceso a la tecnología, tambien es cierto que debemos esperar un cambio generacional -en algunos paises como el Uruguay, dado que mientras existan como responsables de la transmisión de conocimientos docentes que se nieguen al uso de estas tecnologias, no vamos a poder avanzar significativamente en esta fase.

Oliva dijo...

Creo que esa convergencia ya existe. Las instituciones educativas responsables de formar para la competitividad de sus egresados, reconocen que las competencias van de la mano de la multiplicidad de experiencias virtuales o presenciales a las que expongan a sus educandos.

Formación continua dijo...

Hola buen día:

Personalmente creo que si se trata de u na converngencia de modelos, necesaria debido a las dificultades de acceso, que hay muchos docentes que aún se resisten a que la educación debe ser asumida con compromiso verdadero de parte de los estudinates, aún persiste la idea de que el profesor "debe" entregar todos los contenidos presencialmente. Yo trabajo en un auniversidad con 200 años de existencia, y todo ese tiempo la educación ha sido básicamente presencial, aunque tengamos Cursos por Encuentros (Sabatinos), todavía nuestros estudiantes no asumen su autoaprendizaje como un verdadero reto y los docentes (muchos) haen concentrados de los contenidos para entregarlos como "combo" en dos horas semanales, durante diez semanas.

Saludos

Melania Muñoz

Silvia dijo...

Hola: considero que parte de la situación se debe (en caso de Argentina) a que los sistemas completamente virtuales no son considerados como confiables.Los centros de estudio solamente la aceptan en capacitaciones cortas.La convergencia de modelos por lo pronto es la opción elegida,las propuestas inician y terminan en instancias presenciales y se desarrollan como virtuales. El acceso a las tecnologías en los alumnos y la falta de docentes universitarios que quieran innovar enseñando virtualmente y decidan prepararse para ello, es otro problema.
Saludos

Nelly Andrade dijo...

A mi opnión personal, la elección de modalidad está directamente relacionada con el grado a trabajar, considero que la convergencia es necesaria y productiva en posgrado, donde los espacios de colaboración, virtuales o no, son lugares de construcción común, así pues podemos traspolarla a los estudiantes de grado también.

Fernando Márquez López dijo...

Considero que las diferentes modalidades se dirigen a unirse en un punto, de manera que los estudiantes y profesores puedan aprovechar las virtudes y fortalezas (así como hacer frente a sus problemas y dificultades) de cada una de ellas en el proceso de enseñanza/aprendizaje.

En otras palabras, creo que más que existir sistemas diferenciadas (uno escolarizado, otro a distancia y/o abierto), estos podrán coincidir en uno solo.

En ese sentido, vislumbro un modelo educativo en el que un alumno (o docente) pueda, en el mismo periodo y en el mismo sistema, tomar (impartir) una materia completamente en línea, otra de manera híbrida y una última de forma totalmente presencial a partir de sus intereses, responsabilidades, compromisos y tiempos disponibles.

JULIOROJAS dijo...

Estimado doctor Aretio, el debate es complejo si se parte del inicio de una convergencia entendida desde los discursos que niegan las prácticas.
Particularmente, en Colombia, el concepto de educación a distancia a discurrido sobre un discurso global que no es necesariamente equivalente con muchas de las prácticas presentadas en esta modalidad. La educación a distancia en la historia del país ha estado acompañada por el concepto de "semipresencialidad" un concepto ambiguo que hizo concurso en los enunciados jurídicos del Estado Colombiano y que hizo eco de las prácticas educativas desarrolladas en dicha modalidad. En muchos casos, la aplicación de procesos pedagógicos exclusivamente en ambientes digitales generó una crisis que rompio con esta convergencia (buena o mala, ambigua o delimitada, personalmente no tengo argumentos para calificar aún dicha semipresencialidad). La UNAD es uno de estos ejemplos. En un proceso de cinco años aproximadamente migró más del 80% de su oferta académica hacia los ambientes digitales, consolidandose en el modelo de E-learnign entendido como aprendizaje mediado esclusivamente por ambientes digitales (lease ambiente digital como plataforma Moodle exclusivamente). Según cifras del doctor Angel Facundo en un estudio realizado en el 2009, el procentaje de deserción de la comunidad estudiantil unadista desborda el 70% para esa fecha.
Resumiendo este extenso comentario: creo que en muchas de las ofertas educativas a distancia desarrolladas en Colombia, ha ocurrido exactamente lo contrario a lo planteado por usted. Los costos de administración, la posibilidad de reducción de plantas docentes y la expectativa de generar mayores coberturas poblacionales han roto una convergencia que había sedimentado la modalidad. La pregunta es como recuperar dicho sentido de convergencia, no volviendo al pasado de la "semipresencialidad", noción que en el país tiene una amplia gama de críticas académicas pero si en el mantenimiento del principio de la convergencia. El Estado ha propiciado aspectos para identificar el problema uno de ellos es la medición de los niveles de deserción estudiantil, ello permite identificar lo que ocurre al interior de las instituciones con su flujo estudiantil. Sin embargo es un asepecto general que aún no da cuenta de soluciones al problema. Habra que seguirle dando vueltas a un asunto bastante complejo.
Cordial saludo
Julio Rojas - Colombia

Paola Dellepiane dijo...

Coincido con Silvia que por lo menos en Argentina aún no son aceptados en nivel superior universitario los modelos virtuales en su totalidad.
Coincido en la convergencia que Lorenzo nos plantea en el articulo, pero más aplicada a la educación presencial, donde sí existen muchas experiencias en utilización de aulas virtuales, uso de blogs, videoconferencias, pero siempre como complemento a lo presencial.
Como tendencia a mediano plazo, percibo más viable una implementación de modalidad b-learning más que 100% elearning en el nivel universitario.
Un saludo,

Angel J. dijo...

En mi opinión, en el contexto europeo, el llamado "Espacio Europeo de Educación Superior" con la introducción del ECTS "European Credit Transfer System" ha supuesto un respaldo a la metodología desarrollada por las instituciones duales, bimodales o mixtas según expone el Prof. Dr. Areito. Así el ECTS está basado en el cálculo del tiempo de dedicación y trabajo del alumno en diferentes actividades y tareas y no únicamente en el número de horas lectivas de clase magistral, lo que se ajusta perfectamente a la metodología llevada a cabo por estas instituciones.

emilda dijo...

Con base a mi experiencia como asesor académico en una universidad bajo la modalidad a distancia, privilegio el concepto de Educación ... de Formación... por encima de la modalidad. Cuando nos ocupa la idea de formar, la modalidad se desdibuja ... Ciertamente creo que la COMPLEMENTARIDAD de modalidades es un camino más holgado por donde podemos transitar con mayor libertad....

Rey S. Guerrero-Proenza dijo...

El qué y el cómo se hace en Educación lo definen, implícita o explícitamente las exigencias de la sociedad; hoy la sociedad impone una formación permanente, acorde a las necesidades de formación científico-técnica y humanística de los actores de los procesos productivos y de servicios en el contexto de una ya larga y cada vez más acelerada Revolución Científico-Técnica, que torno obsoletos muchos conocimientos en el transcurso de una generación.

Por eso es natural que cualquiera que sea la modalidad desde el punto de vista formal estén tratando de resolver el problema con la mejor de las herramientas, las TICs, para lograr la independencia del estudiante, apoyar el cambio de rol del docente. Esto convergencia no era posible en le marco de las anteriores tecnologías en la que se sustentaba antes la educación no presencial; ahora tenemos el motivo y el medio, dados por la misma fuente que generó el problema, el avance en la sociedad del conocimiento.

Una reflexión con respecto al empleo de la modalidad en países o regiones de poco desarrollo: si la falta de desarrollo es muy-muy marcada, esto casi siempre va acompañado de servicios muy-muy malos, especialmente telefonía y correo postal. Por eso pienso que una implementación sumamente barata de la modalidad virtual (léase un CD con materiales y orientaciones, una computadora todo lo obsoleta que se les ocurra y un sistema operativo Linux adecuado,ubicados en un lugar accesible a una cierta área geográfica), pueden resolver en muchos casos el problema de mucha gente. En cualquier caso, como la tarea es resolver la necesidad de formación, el “modelo ecléctico”, al menos en este caso, está justificado y se debe diseñar en dependencia de las condiciones externas donde se desarrolla el proceso.

Saludos,

Rey.

Luis José dijo...

D. Lorenzo García Aretio: Ante todo recibe saludos respetuosos extensaibles a los comentaristas que participan en este espacio. Creo que el tema es de altísimo interés para quienes nos asumimos como promotores de la EaD en instituciones de tradición presencial. La convergencia es un hecho indiscutible; pero tengo la percepción de que ocurre de manera distinta en la experiencia particular de un docente que diseña una asignatura "mezclando" y dosificando lo presencial con lo no presencial; que en el entorno institucional donde conviven los dos modelos como enfoques institucionaes globales. En el primer caso hay una integración pensada; en el segundo puede haber -en buena parte de las instituciones-, una convergencia forzada por los hechos, más no intencionalmente integrada. En este segundo caso habría que insistir que la convergencia debe desarrollarse con base en estrategias institucionales integradoras que permitan una convivencia nutritiva para ambos modelos; en la cual ambos se alimentan de los bondades del otro y potencian sus propias cualidades. creo que esa debe ser una tendencia a propiciar, porque el punto crucial, al fin y al cabo, está en la calidad de la Educación.
Reitero saludos

Luis Millán

Luis José dijo...

Muy bueno

Línea de Investigación: Aprendizaje, TIC e Innovación en Educación Superior dijo...

Apreciado Maestro García Aretio:
Comparto completamente con usted la idea de que el centro de la preocupación debería ser la calidad de la educación y no el tipo de modalidad que la produce (presencial vs a distancia). Con todo, creo que la convergencia que usted percibe está llevando a una integración natural y progresiva de estas dos modalidades en beneficio de la tan deseada calidad y pertinencia sociocultural de la educación. Cada vez más observó diferentes niveles de virtualización en la educación universitaria.
tradicional.

Un gran saludo,
Carlos Ruiz Bolívar

Jimmy Zambrano dijo...

Excelente aporte Dr. García Aretio. Coincido plenamento con Ud. en que la convergencia de los modos de llevar a cabo la enseñanza y de aprender conlleva a descontinuar la clásica división de modalidades por la integración de acuerdo a las posibilidades de los agentes de la educación. Hay una larga tradición de educación convencional que a veces parece ser desestimada cuando se trata el e-learning y viceversa. Sin embargo a esto, los problemas de la educación en general no obeceden a la modalidad sino a cómo se ha venido sosteniendo que debe ser la educación contemporánea. Por tal razón, es preferible insistir en la convergencia, la integración e ingralidad de las formar de propiciar el aprendizaje en la complejidad de la sociedad en red actual.

Jorge Augusto Jaramillo Mujica dijo...

Cordial saludo

Efectivamente las experiencias de cada país y cada institución son diferentes, sin embargo las tendencias en Educacion presencial o a distancia con uso de TIC y las bondades que estas herramientas ofrecen para mejorar la calidad educativa, son cada vez mayores, claro que con un buen sustento de aplicación didactica soportada en los lineamientos pedagógicos correspondientes.

Luego entonces, no importa realmente la modalidad en la cual se aplique tecnología de virtualizacion, la convergencia es un hecho, lo importante es el buen uso que se haga de ésta en procura de aumentar la competitividad y la calidad.

Ana María dijo...

Creo que en Argentina, en primer lugar, hay una gran brecha entre la pericia tecnológica de los alumnos y la de los docentes, pero lo malo es que estos últimos no están muy dispuestos a cerrarla. Esto origina intercambios libres de aprendizajes entre alumnos, de los cuales no se enteran los docentes y poco a poco generará una especie de aprendizaje paralelo al curso "oficial". Los docentes no están preparados para hacer un adecuado "blend" de presencialidad y virtualidad y no se estimula tampoco.

Jorge González Alonso dijo...

Pienso que en los paises latinoamericanos el problema es legal en buena medida, muchos de los programas de postgrado requieren horas presenciales, aumque sean en muchos casos para una docencia tradicional y repetitiva. Nuestros paises ademas se defienden de la globalidad cerrando las puertas a centros de nivel de otros paises y se imponen nedidas restrictivas para la validación de grados y para lo virtual que se desarrolle fuera de fronteras. Esto unido a la brecha digital alumno-profesor es lo que pienso hace que se vaya aun muy lento y se hagan programas b-learning que pudieran incluso ser totalmente e-learning. Si coincido en la convergencia y pienso que la entrada de la nueva generación de nativos digitales es la que hará que esa convergencia se expanda

Crisayat dijo...

Estimado Maestro y Dr Lorenzo Aretio, es un gran tema el de la convergencia presencial-distancia. Al igual que los comentarios de otros colegas comparto completamente la idea de que el centro de la preocupación debería ser la calidad de la educación y no el tipo de modalidad que la produce (presencial vs a distancia). Y creo que incluida a esa preocupación debería instalarse en las instituciones educativas "un debate" sobre el tema. La razón es que con la tan mentada "inclusión digital" y el "uso de las tecnologías" (por lo menos aquí en Argentina) está provocando un "caos" amen de la complejidad que estos tiempos presentan, pero con cierta irracionalidad que no resiste un análisis pedagógico y didáctico, en la que se de cuenta de las posibilidades de enseñar para el logro de aprendizajes exitosos. Dado que se presenta esta convergencia presencialidad-distancia sin un programa que oriente teóricamente la toma de decisiones de las prácticas pedagógicas, de enseñanza, y practicas institucionales en general. Aparecen mas bien como prácticas aisladas que intentando hacer un buen uso de las tecnologías se "montan" clases sin criterio didáctico pedagógico que invite a aprender. Entiendo que sea cual fuere la modalidad, y tal como se precisó anteriormente, la calidad de la educación es la que está en juego y es en ese punto donde debe instalarse discusiones institucionales de líderes educativos que gestionan proyectos. Entiendo que sea cual fuere el tipo de convergencia, o el tipo de modalidad siempre debe ir acompañada de una organización y programa que avale las decisiones a tomar en una práctica de enseñanza. Toda la institución es la que deberá estar capacitada, comprometida y en permanente intercambio que retroalimente las experiencias llevadas a cabo como cuerpo académico. Debe existir un marco teórico o conceptual sobre lo cual se cimentan las bases de las propuestas, debe existir un análisis crítico y reflexivo de las razones por las cuales se adopta una u otra modalidad, o convergencia o uso de tecnologías. Por momento tengo la sensación que se cae en las tan mentadas “modas pedagógicas” forzando practicas para las cuales aún no se tienen certezas de porque se hacen, para qué, cómo se hacen, con qué, etc…. Por momentos también, en apariencia, pareciera ser que se quiere llevar adelante todo un sistema innovador en concepto de lo digital, o tecnologías, pero con esquemas mentales que fueron formados por una “escuela” que ya no da cuenta ni respuestas para este siglo. Algo así como “escuela‘ moderna para tiempos posmodernos.

¿Dónde está hoy la frontera entre lo presencial y lo a distancia?, Creo que la frontera la delimita un verdadero proyecto institucional o programa que se debe establecer bajo marcos teóricos.

¿No se está diluyendo, o quizás ya esté diluida?, Creo que de diluirse es posible. Las razones pueden ser porque sencillamente se actúa sobre la marcha llevando adelante prácticas que avanzan según las “modas” y que se instalan sin un análisis teórico, critico, de reflexión que defina acabadamente un proyecto.

¿No se trata más bien de una convergencia de sistemas?, En el mejor de los casos, sería conveniente que se trate de una convergencia de sistemas, en el marco de la organización y programación que sostenga a toda una institución y a sus actores dentro de ella y que justifique determinadas prácticas en esa convergencia.

¿Podría una formación universitaria moderna reducirse exclusivamente al contacto profesor-alumno en el aula? Creo que hoy ya no se justifica. Con los nativos digitales nos quedamos obsoletos. Y con los analfabetos digitales, la universidad está obligada en su compromiso social a la inclusión digital que perfectamente se obliga a ello, a partir de la mediación tecnológica.

Hasta aquí mis reflexiones. Mi agradecimiento a Ud Lorenzo por permitirnos en estos espacios mantener un dialogo entre todos y al compartir sus pensamientos nos invita a reflexionar y participar.

Saludos cordiales a todos
Cristina Sayat

cursos a distancia dijo...

La educación a distancia es sumamente imprescindible en estos tiempos. Las arduas horas de trabajo, distintos tipos de actividades y hasta el cuidado de los hijos deja muy poco espacio para estudiar mediante la alternativa presencial que proponen institutos y academias. A través de la formación a distancia es el estudio quien se adapta al tiempo y espacio del alumno proporcionando una educación de calidad que es muy práctica y accesible.